martes, 2 de octubre de 2007

Serrat





Hoy te saludo Serrat,
mago de las mil canciones,
contigo aprendí a soñar
embargado de emociones.

Me llevaste a la mar
allá en el mediterráneo
y a una fiesta de pan
a orillas de un pueblo blanco.

A vagabundear me fui contigo
entre mil pequeñas cosas
persiguiendo mariposas,
bebiendo un poco de vino.

Me alumbraste el destino;
tu nombre me sabe a yerba,
y escondido entre las piedras
escucho tu voz, de amigo.

Son tus palabras de amor
amenas, sencillas y tiernas
que se agarran como hiedras
con el polvo del camino.

Elevaste tus cantares
como todo un buen poeta
tras un vuelo de gaviotas
y un puñado de saetas.

Titiritero de ilusiones,
conversabas con el viento,
por eso esto que siento,
te lo digo con sentido,
tu poesía estará conmigo
hasta el final del tiempo.

Y grito a los cuatro vientos:
¡Serratiano me confieso!
¡Por mi madre, eres poeta
de todo un pueblo - universo!
Te dedica este humilde verso, un servidor, Héctor Luis RiveroLópez

1 comentario:

Siluz dijo...

Yo también me confieso serratiana. Secundo cada uno de tus versos.

CON MIS CINCO SENTIDOS Y MÁS

que delicia ver y verme en tus ojos y si me los arráncasen que hermoso escuchar la música de tu voz y si sordo me quedara que maravilla ...