lunes, 10 de marzo de 2008

El mayor de los premios


Mi madre al fin se ha ganado el mejor de los premios: ir al cielo. Ella fue, es y será la mejor mamá del mundo porque aunque les parezca irónico nunca me dijo que no me mojara, ni que me comiera los vegetales, mucho menos que me abrigara y tampoco me dijo que no hablara con la boca llena. Solamente me dio el pan de cada día como mejor pudo, sus miradas llenas de ternura, mi primera sonrisa y mi primer beso con los cuales he construido una vida en libertad y amor. Mi madre fue, es y siempre será una heroína porque sobrevivió al abuso de mi padre alcohólico, a la pobreza y a la ignorancia. Su nombre es Gloria María y eso dice bastante para tener una estrella en el universo.


No hay comentarios:

CON MIS CINCO SENTIDOS Y MÁS

que delicia ver y verme en tus ojos y si me los arráncasen que hermoso escuchar la música de tu voz y si sordo me quedara que maravilla ...