lunes, 20 de abril de 2009

SIESTA




Un día me sentí dormido como un niño.Cerré los ojos y dormí.Y, a propósito, yo era el único poeta de la Naturaleza.
Fernando Pessoa

En la tarde sosegada de un día cualquiera,
el universo es algo interior y no existe el tiempo.
Las horas son una sola, larga y eterna que se ensombrecen y se aclaran; somos un ego gigantesco que nunca acaba de crecer.
Nadie ama ni amamos, solo a una ilusión dentro de nuestro ser.
La profundidad del alma humana es más inmensa que los océanos.
Es el espacio vacío lo que nos define.
Es el fondo lo que nos resalta el color.
Es la esencia lo que define la forma.
Y escucho el susurrar de mi madre, y los pasos cansados de mi padre al llegar del trabajo.
Y todavía no he nacido.

No hay comentarios:

CON MIS CINCO SENTIDOS Y MÁS

que delicia ver y verme en tus ojos y si me los arráncasen que hermoso escuchar la música de tu voz y si sordo me quedara que maravilla ...