sábado, 28 de febrero de 2009

TODO UN POEMA

TODO UN POEMA
Llevo mi viejo coche azul al garaje. Felipe, el mecánico, con sus chancletas mete-dedos, uñas sucias y un sempiterno cigarrillo en la boca, se come las galletas con queso y café. Luego se zambulle debajo del carro mientras silba una vieja canción.
De pronto el ronco ruido se oye exitoso: RATATATAN…
Sus abrazos engrasados bailan en el aire, recobra el cigarrillo, y con una enorme sonrisa de oreja a oreja me dice: -Dígame usted, compadre, usted que es todo un poeta, ¿acaso no es esto también poesía?
HÉCTOR RIVERO

No hay comentarios:

CON MIS CINCO SENTIDOS Y MÁS

que delicia ver y verme en tus ojos y si me los arráncasen que hermoso escuchar la música de tu voz y si sordo me quedara que maravilla ...