viernes, 15 de agosto de 2008

Mi buen amigo



Que el frío del rechazo no te queme , que el sol del éxíto no te deslumbre; que toques tierra firme si estás en una nube, y que tengas siempre el pie en el zapato, el zapato en la cobija y la cobija encendida.

Y que tus éxtasis de amor te duren muy largo; que rías con gozo y duermas como un tronco. Y cuando la parca te llame, que te vayas viejo, en una cama, lleno de paz, junto a tus queridos, sin dolor y lo más rápido posible… Sería fantástico, ¿verdad?

1 comentario:

©Claudia Isabel dijo...

Poeta, gracias por estos buenos deseos...no sabemos que cosas nos depara la vida, pero lo importante es esto que nos expresas en tu poema...ser uno mismo siempre, a pesar de los cambios positivos o negativos no perder nuestra esencia...ser esto que somos!
Un abrazo amigo.

CON MIS CINCO SENTIDOS Y MÁS

que delicia ver y verme en tus ojos y si me los arráncasen que hermoso escuchar la música de tu voz y si sordo me quedara que maravilla ...