martes, 25 de noviembre de 2008

A Federico





Ha muerto un unicornio...

En la estación de hojas secas

se ha cerrado un corazón.


En el lote del camposanto

donde se entierran las faltas de los amigos

llora una virgen entre rosas silvestres,

abrazada a un cuerno rojo y negro.

Las aguas, antes puras, corren contaminadas.

Y en la obscuridad, el viento sopla triste.

¿A dónde te has ido Federico?

¿En cuál jardín de lirios blancos lloras tu amor?









No hay comentarios:

CON MIS CINCO SENTIDOS Y MÁS

que delicia ver y verme en tus ojos y si me los arráncasen que hermoso escuchar la música de tu voz y si sordo me quedara que maravilla ...