sábado, 17 de noviembre de 2007

Atemporalidad



¿Qué es el tiempo?, pregunta el hombre de ciencia.

Y no ha caído en cuenta que el tiempo es una mariposa dormida

que bate sus alas en los sueños de Dios.

Y Dios es un conversador mudo que nos hace feliz con tan solo ser.

Para cada cosa hay un tiempo: el tiempo del reloj para llegar a la cita; el tiempo necesario para curarse una herida. No hagamos la vida una espera con ilusiones absurdas inventándonos un futuro para cambiar nuestra realidad.

Somos seres en la atemporalidad

No hay tiempo para el beso; para ayudar al desvalido.

Todo es presente, todo es nuevo.

La existencia es el único tiempo, vivámosla como el último instante.

Porque El Reino es un instante eterno, un presente sin fin.

El tiempo no nos separa, nos separan los prejuicios.

El equilibrio lo llevamos dentro.

¿Para qué perderse en visiones y teorías? ¿Será para distraernos de la miseria y la desesperación de nuestro prójimo?

Basta ya, hombres sabios.

El tanto pensar nos resta energía y nos convierte en necios.

De nada vale investigar los misterios, lo que importa es vivir el presente. Ahora estamos ciegos porque estamos en la materia. El sol de la verdad se nos revelará después. ¿Para qué apresurarse?

Héctor Luis Rivero López©2007

No hay comentarios:

CON MIS CINCO SENTIDOS Y MÁS

que delicia ver y verme en tus ojos y si me los arráncasen que hermoso escuchar la música de tu voz y si sordo me quedara que maravilla ...